A HORAS DE JUGAR LA FINAL DE LA COPA FIFA CONFEDERACIONES QUE VA A QUEDAR EN LA HISTORIA DE CHILE TENEMOS EL HONOR DE PRESENTAR LA PRIMERA COLUMNA DEL PERIODISTA PABLO VERA O

. ESPERAMOS QUE SEA UN NUEVO ESPACIO PARA DISFRUTAR DE ESTE GRAN PERIODISTA.

Mis nostálgicos recuerdos del fútbol natalino


Chile está a horas de jugar uno de los partidos más importantes de su historia y como cada vez que la Roja tiene un encuentro trascendente, mis recuerdos me llevan a Puerto Natales. ¿Por qué? Pese a que muchas veces he cubierto partidos trascendentes como Superclásicos, finales o duelos de la selección en el extranjero, en pocas oportunidades he sentido el entusiasmo que me despertaba ir al Víctor Bórquez Miranda a ver fútbol en la década de los noventa.
Era fútbol amateur, es cierto. Siempre había mucho frío y viento, pero para mí era un panorama soñado.  Esperaba ese domingo con ansias. El trayecto en el auto con mi papá, la gente llegando al estadio, los equipos caminando por las calles rumbo a la cancha, todo eso es inolvidable.
Siempre iba a ver al Bories y mi mente me lleva a recordar las atajadas y achiques del ‘Negro’ Ortega, los precisos tiros libres ‘a lo Coke Contreras’ del ‘Facho’ Oyarzún y claro, también esa mezcla entre odio y admiración que le tenía a Alianza Verde, el gran equipo de esos años. De ahí me acuerdo del ‘Turco’ Said, un jugadorazo, y de la garra y fiereza de Guerra (no recuerdo el nombre).
El fútbol se vivía con mucha pasión y para un niño, todos esos jugadores eran una especie de ídolos. Estar cerca de ellos era una sensación indescriptible y compartir en la sede del club Bories con muchos de ellos era algo increíble.
Por todo esto, cada vez que la Roja salta a la cancha a jugar un duelo trascendental, mi cabeza piensa en Puerto Natales. Ahí tuve a mis primeros ídolos, vi mis primeros partidos y grité mis primeros goles.
Después, con el paso de los años, conocí a muchos de los futbolistas más admirados del país, pero siempre mis mejores recuerdos estarán marcados por el fútbol de allá. Por ese frío y viento en cada partido y por esos jugadores que te podías encontrar en la calle a diario, pero que la mente infantil vislumbraba como jugadores admirables.
Hoy juega Chile, puede ganar una de las copas más importantes del mundo, pero siempre preferiré esas frías tardes de domingo en el estadio de Puerto Natales junto a mi papá.

Pablo Vera O.
Editor ASTV Chile
www.as.com

. : Subscribe to our Newsletter